Noticias Económicas Marbella
Una fuente indispensable de información a su servicio

La afiliación a la Seguridad Social cae en enero en más de 200.000 personas



El mercado laboral ha sido fiel a su costumbre en enero. El empleo, medido a través de la afiliación a la Seguridad Social, ha caído con fuerza. Cayó en 204.865 ocupados, la mayor caída desde 2013. La cifra total de cotizantes con empleo quedó 18.819.300. El paro registrado creció en 83.464 parados, elevando el número de inscritos en las oficinas de empleo hasta los 3,28 millones, según los datos difundidos este lunes por el Ministerio de Trabajo.
El final de la campaña navideña en el comercio y la reducción del consumo en bares y restaurantes se nota en estas ramas de actividad, que perdieron más de 35.000 afiliados cada una. La que más empleo se dejó, fue el comercio, con 39.131 cotizantes menos. Le siguieron la hostelería y las actividades administrativas.
No fueron las únicas. La reducción de la afiliación fue generalizada a casi todas las ramas, tanto en entre los asalariados como entre los trabajadores por cuenta propia. Solo en el sector agrario creció el empleo, en algo más de 1.000 cotizantes, y en las actividades inmobiliarias -no en la construcción-, en unas decenas el número de cotizantes.
Durante el último trimestre del año pasado, la sorpresa positiva fue una constante cada vez que se conocían cifras del mercado de trabajo. La afiliación volvió a crecer por encima del 3% respecto al año anterior, una cota que había perdido. En enero la ha vuelto a perder, quedó en el 2,94%. A pesar de esto, en los últimos 12 meses se siguen creando casi 540.000 empleos.
Estos números muestran que la tendencia de fondo sigue siendo muy positiva, algo que también evidencia la cifra desestacionalizada, en la que se eliminan los altibajos de campañas comerciales y agrícolas o temporadas turísticas. Siguiendo este parámetro la afiliación subió en 38.179 personas.
Los malos datos de empleo afectaron más a las mujeres que a los hombres. La afiliación cayó en casi 110.000 ocupados y en 96.000 entre los hombres.
Todos estos datos contrastan bastante con los de la encuesta de población activa (EPA) divulgados por el INE hace menos de una semana. Las cifras de la EPA fueron bastante positivas en términos generales, mientras que arrojan el peor enero desde 2013 o 2014, según se tomen los números de la Seguridad Social o del paro registrado, respectivamente. Para empezar a explicar este contraste, hay que decir que los números del INE analizaban el último trimestre de 2018 y las de hoy del primer mes de 2019. Además, el origen de todos estos números es muy diferente. La EPA, como dice su propio nombre, es una encuesta que se hace en decenas de miles de hogares de forma ininterrumpida durante 13 semanas cada trimestre. El paro registrado, en cambio, es un registro en el que solo tienen la obligación estar inscritos los desempleados que cobran algún tipo de ayuda y prestación o los que pretenden acceder a algún tipo de servicio (cursos de formación). Por su parte, los datos de afiliación a a la Seguridad Social proceden de la Tesorería de este organismo, encargado de la recaudación de las cotizaciones sociales.