Noticias Económicas Marbella
Una fuente indispensable de información a su servicio

Operación contra varias inmobiliarias por la venta de ‘casas fantasma’ en Mallorca



El grupo inmobiliario Mallorca Investments ofrecía posibilidad de adquirir viviendas a la promotora Lujo Casa en varios municipios de la isla con condiciones ventajosas, con un precio por debajo de mercado. Los clientes daban un 10% del valor del inmueble para reservar el piso, que estaba diseñado sobre plano y pendiente de construir. Los futuros propietarios comprobaban en ocasiones que los planos estaban presentados en el Ayuntamiento y la promotora aprovechaba para pedir un porcentaje mayor. Sin embargo, el tiempo pasaba y los pisos nunca se llegaron a construir. Cuando los clientes fueron a pedir explicaciones a la promotora, cuyas oficinas eran compartidas con la inmobiliaria, nadie les dio información alguna.
Este es el modus operandi que llevaban a cabo los propietarios de estas empresas y que, según fuentes de la Guardia Civil, podría haber desembocado en la mayor estafa inmobiliaria de la historia de Baleares con más de 200 afectados y un fraude superior a los tres millones de euros. Una decena de agentes del Instituto Armado han participado este miércoles en una operación en la que se han llevado a cabo seis registros en la capital balear y otros dos en inmuebles de Barcelona. Cinco personas han sido detenidas, entre ellas, uno de los propietarios de Mallorca Investments, acusado de presuntos delitos de estafa y blanqueo de capitales. Los investigadores tratan de dar con el propietario Lujo Casa, pero sospechan que está fuera de España.
El dispositivo se ha centrado en la sede de la inmobiliaria, situada en la calle Joan Miró de Palma, en el que los agentes han utilizado un perro para tratar de localizar dinero en efectivo.
El detenido por la presunta estafa millonaria por la venta de casas fantasma en Palma alardeaba de una vida repleta de viajes y marcas de lujo en su perfil de la red social Facebook. El detenido M.P., de origen italiano, colgaba fotografías de sus numerosos viajes con su pareja y su familia a distintos lugares del mundo. Imágenes de viajes en clase bussiness a Tailandia, vacaciones con la familia en Japón, estancias en hoteles de lujo en Dubai o paseos en coche por La Habana son algunas de las muestras del alto tren de vida que llevaba el empresario, que también hacía alarde de conducir coches de muy alta gama, beber botellas de champán en los locales más conocidos de Palma y de regalar artículos de marcas de lujo a su pareja.
Una denuncia de 50 clientes en Mallorca
La denuncia por el fraude fue presentada el pasado mes de marzo en un juzgado de Palma por el abogado Bartomeu Salas, que representa a más de 50 clientes de la inmobiliaria, algunos de los cuales han perdido más de 200.000 euros con la promesa de un piso que nunca existió. La investigación ha permanecido bajo secreto en los últimos meses, en los que más víctimas –muchas extranjeras- han ido presentado un goteo de denuncias contra la promotora y la inmobiliaria, lo que ha desembocado este martes en el arresto de uno de los empresarios. Los investigadores tratan de averiguar si la propiedad de ambas empresas es la misma o hay varias personas implicadas.
Uno de los clientes afectados ha explicado en declaraciones a la Cadena Ser que entregó un adelanto de 23.500 euros para reservar una casa en el municipio de Marratxí y luego otro de 70.500 euros cuando los planos fueron presentados al Ayuntamiento. “Cuando fuimos meses después a pedir explicaciones la inmobiliaria había cambiado de local y ya no había nadie de la promotora. En la inmobiliaria nos daban largas, nos decían que no tenían información y que a ellos también les habían estafado. De la promotora nadie nos contestó a los e-mails, nunca tuvimos una respuesta por su parte. La casa nos la vendían por 200.000 euros” afirma esta víctima, que ha presentado una denuncia para intentar solucionar su caso.
Sin ahorros y sin casa
Entre los estafados hay personas de avanzada edad y parejas jóvenes que habían ahorrado durante años para dar la entrada de una casa. Un cliente llegó a poner más de 200.000 euros para hacerse con la propiedad de una vivienda de lujo en un barrio costero de Palma. Ninguno de los más de 200 denunciantes ha obtenido el piso por el que había pagado, que en algunos casos ni siquiera estaban diseñados sobre plano. Muchos de ellos planean agruparse en una plataforma para reclamar justicia. La operación continúa abierta y la policía judicial no descarta nuevas detenciones.