Noticias Económicas Marbella
Una fuente indispensable de información a su servicio

El gasto en pensiones se dispara por la nueva subida y el pago de los atrasos



La factura de la subida de las pensiones ha llegado. La nómina mensual de las pagas contributivas de la Seguridad Social alcanzó los 9.217,96 millones de euros el pasado 1 de agosto. El incremento interanual se sitúa en el 4,86%. Esta subida supone la más alta para un solo mes desde octubre de 2013. Según confirma el Ministerio de Trabajo, el alza llega porque "esta es la nómina en la que se incorporan consolidadas las cuantías de las pensiones con las subidas incorporadas en los Presupuestos Generales del Estado". Pero, además, esta cantidad récord de la nómina global de pensiones no incluye otro pago de 1.121 millones que también procede de las subidas y que ya se ha desembolsado: el 27 de julio los pensionistas recibieron en una sola paga única los atrasos de la revalorización de los primeros siete meses del año.
La factura de las pensiones crece cada mes. Porque se suman pensionistas al sistema y, además, porque los que llegan suelen tener pensiones más elevadas, gracias a carreras de cotización más cuantiosas. El salto en agosto, sin embargo, es muy potente, porque, además, incluye una revalorización del 1,6% con respecto al 2017 que se incluyó en los Presupuestos Generales. Hasta julio, solo se aplicaba la revalorización del 0,25% aprobada para el arranque del año. Además, los Presupuestos también incluían un aumento del 3% para las pensiones mínimas y un decreto posterior, la ampliación de la base reguladora de las pensiones de viudedad para quienes no perciban otra pensión pública del 52% al 56%.
La cantidad total desembolsada (9.217,96 millones) supone un nuevo récord histórico. Y la subida del 4,86%, muy superior a la de julio (del 2,98%) y por encima de la horquilla de entre el 2,7% y el 3% que se ha venido encadenando los últimos cuatro años cada mes. La fuerte subida llega con las cuentas de la Seguridad Social en una situación complicada. Cerró 2017 con un déficit superior a 18.000 millones. Y hasta junio cerró con una deuda de 34.888 millones de euros, su máximo histórico.
Pero, además, a estas cifras habría que sumar una que, de momento, no se incluye en las estadísticas del Ministerio de Trabajo: la minipaga especial que recibieron los pensionistas el 27 de julio. Fue una compensación porque la subida del 1,6% debería aplicarse desde el 1 de enero (su aprobación en junio tenía carácter retroactivo), y hasta julio, solo se había aplicado la del 0,25%. Todos esos atrasos se sumaron y se pagaron al margen de la nómina mensual. Y, según explican desde la Seguridad Social, los 1.121 millones que se desembolsaron por ese motivo no están todavía sumados a la serie estadística, ni en julio ni en agosto.
Una revalorización presupuestaria
Según lo aprobado por el PP a finales del 2017, de cara a 2018 las pensiones debían subir el mínimo marcado por la ley, es decir, el 0,25%. Con ese alza arrancó el año. Sin embargo, ante la fuerte movilización de los pensionistas con múltiples manifestaciones y con la negociación de los Presupuestos Generales, para ganarse el apoyo a sus cuentas de Ciudadanos y el PNV finalmente el Gobierno accedió a realizar una subida del 1,6% este año y del 1,5% el próximo, que se pagaría una vez aprobados los Presupuestos y con carácter retroactivo desde el 1 de enero.
Finalmente, tras el cambio de Gobierno por la moción de censura presentada por Pedro Sánchez, el Ejecutivo cambió de manos. Pero con el Gobierno del PSOE acabaron saliendo adelante las cuentas que ya había tramitado el PP, y bajo el mandato de Sánchez se dio luz verde a la subida del 1,6% de las pensiones. Los atrasos se pagaron en julio y por primera vez, se pago consolidada este mes de agosto.
Cambio de tendencia
La subida del 4,86% registrada en agosto de 2018 es la mayor para un solo mes desde octubre de 2013, cuando creció la factura un 4,92%. La diferencia con respecto a entonces es el cambio de tendencia que supone: en 2013 esa cota del 4,9% era un descenso (en agosto superó el 5%) y siguió bajando con la congelación de las pensiones y las posteriores subidas de solo el 0,25%. En enero de 2016 tocó suelo: la subida se había frenado al 2,69%. Fue subiendo muy ligeramente, y desde entonces el crecimiento de la nómina se había instalado en el entorno del 3% interanual cada mes. Ahora vuelve a producirse un estirón. Y como se ha consolidado la subida, significa que el mes próximo la nómina crecerá todavía más, porque entrarán más pensionistas al sistema.
El conjunto del sistema público supera los 9,6 millones de pensiones contributivas (9.638.029), un 1,11% más respecto al año pasado y, de nuevo, su récord histórico. Más de la mitad, 5.941.425 concretamente, son por jubilación; 2.360.235 corresponden a viudedad; 953.257 a incapacidad permanente; 341.298 a orfandad y 41.814 a favor de familiares.
La pensión media crece el 3,71%
La pensión media del sistema, que comprende las distintas clases (jubilación, incapacidad permanente, viudedad, orfandad y a favor de familiares), alcanza los 956,42 euros mensuales, lo que supone un aumento interanual del 3,71%. Dentro de este capítulo, hay grandes diferencias por género: en el caso de las mujeres, la media es de 752,38 euros y en el de los hombres, de 1.173,7 euros. Esto es el pago correspondiente a agosto, es decir, que incluye la subida del 1,6% aprobada en los presupuestos, pero no la paga de atrasos por el alza acumulada de enero a julio que se ha abonado de forma retroactiva.
La pensión media de jubilación asciende a 1.102,38 euros mensuales (821,95 las mujeres y 1.274 euros los hombres), lo que representa un aumento del 3,46% respecto al año pasado. En cuanto a las nuevas altas, la pensión media de jubilación (en julio) es de 1.305,29 euros en el conjunto del sistema.