Noticias Económicas Marbella
Una fuente indispensable de información a su servicio

Uno de cada dos vuelos de El Prat sufre retrasos en plenas vacaciones



El Prat es uno de los aeropuertos que más retrasos sufren en Europa. Casi uno de cada dos vuelos que parten de la infraestructura barcelonesa sufrió en julio un retraso de más de 15 minutos, según Flightstats. La situación ha empeorado en los últimos meses, y en parte se debe a los retrasos de los aviones de Vueling, que copa el 37% del negocio en El Prat. La filial del grupo IAG, que también agrupa a Iberia y British Airways, es una de las que suma más retrasos de Europa. Fomento amenaza con expedientar a la aerolínea y ha emplazado a la dirección de Vueling a detallar los planes de contingencia para paliar la situación.
Las incidencias en El Prat se repiten cada verano desde 2016, cuando las cancelaciones de la aerolínea con sede en Barcelona provocaron un caos en el aeropuerto catalán y dejaron en tierra a cerca de 10.000 personas. Aunque las autoridades catalanas han reclamado al Ministerio de Fomento un plan integral para mejorar esta situación, y las autoridades competentes han advertido en varias ocasiones a Vueling. El ministerio amenazó en julio con expedientar a la compañía por sus frecuentes retrasos. La aerolínea asegura que finalmente no se lo impusieron. Y ha convocado a la dirección de la aerolínea a una reunión para que detalle los planes de contingencia que tiene para paliar esta situación. Desde el ministerio explican que están vigilando de forma permanente la situación por si se ven vulnerados los derechos de los pasajeros. El Prat vive una situación de sobredemanda. Y Fomento ha pedido a Aena un informe para analizar la situación.
En la clasificación de la puntualidad de las compañías europeas que publica Fightstats, principal referente de estadísticas aéreas, Vueling se sitúa actualmente en el puesto 44 de 46. En julio, el 41% de los vuelos de esta aerolínea sufrieron retrasos, y el tiempo de espera asciende a los 61 minutos. La compañía, una de las filiales del grupo IAG en el que también están Iberia, British Airways o Aer Lingus, perdió 11 millones hasta junio, un lastre para los resultados del grupo que su presidente achacó la semana pasada a los 20 millones de euros que Vueling ha desembolsado en compensaciones y costes operativos derivados de la huelga de los controladores franceses. Vueling asegura que ha hecho todo lo que está en su mano para prevenir situaciones de retrasos y cancelaciones. "Somos una de las aerolíneas con más aviones y tripulación de reserva, ocho aviones y 30 tripulaciones", explican desde Vueling.
El presidente de la aerolínea, Javier Sánchez-Prieto, se ha reunido recientemente con distintas autoridades catalanas para dar explicaciones sobre las incidencias en El Prat. Las previsiones para este agosto pasan por "anticiparse al máximo a las incidencias", aunque desde Vueling admiten que en verano es más complicado reubicar a los pasajeros y que las tormentas, como las que se prevén a finales de esta semana, pueden complicar la operativa.
En un documento interno avanzado por el diario Ara, Sánchez Prieto admitía que la situación era "inaceptable" y reconocía la "frustración" de la empresa, que justifica estas dificultades por la ineficiencia del espacio aéreo, marcado este año por la huelga de controladores franceses.
Según Javier Gándara, presidente de la Asociación de Líneas Aéreas, "el problema de la puntualidad es mucho más complejo que lo que pasa en un solo aeropuerto, hay que tener en cuenta todo el espacio aéreo". Y añade: "Afecta a todas las aerolíneas, pero especialmente a Vueling por su peso en el aeropuerto".
Desde Aena, la empresa pública que gestiona los aeropuertos, explican que la situación de El Prat se debe a varios factores. Además de la huelga, también afectan los episodios de regulación por meteorología. "La operativa aérea ordinaria no se recupera de la noche a la mañana. Se necesita cierto tiempo para normalizar la situación", explican. Aena recuerda que no es responsable de gestionar el tráfico aéreo. Y añade que el año pasado ya hubo problemas por la huelga del personal de los puntos de control y seguridad, que han sido reforzados. AESA, la empresa pública de seguridad aérea, justifica que no tienen competencias para sancionar a Vueling por los retrasos porque no son un tema de seguridad.