Noticias Económicas Marbella
Una fuente indispensable de información a su servicio

La llegada de turistas bate récord en mayo, pero el crecimiento se desinfla



España recibió en el mes de mayo un total de 8,08 millones de turistas, el mejor mayo de toda la serie histórica, según ha publicado hoy el Instituto Nacional de Estadistica. No obstante, se trata de un crecimiento modesto respecto a los registrados en años anteriores, apenas un 1% más que el mismo mes del año pasado. La ralentización se observa cuando se contabilizan los cinco primeros meses del año, periodo en el que han visitado España 28,6 millones de extranjeros, un 1,96% más que en el mismo periodo de 2017. El año pasado por estas fechas, la tasa de aumento fue del 11,96%. Crece a mayor ritmo el gasto de estos visitantes, que desembolsaron 8.155 millones de euros, un 2,9% más.
La exigua tasa de crecimiento, que ya anticipaba el sector ante la recuperación de destinos competidores como Turquía, Egipto o Túnez, que compiten en sol y playa con precios muy agresivos, se debe en buena parte a la caída de algunos de los principales mercados de los que se nutre el turismo español. Por ejemplo, en mayo nos visitaron menos británicos que el año pasado, 1,9 millones, un 3,9% menos. Aunque sigue siendo de largo el mayor mercado del sector español, en lo que va de año han venido a España 6,2 millones, un 2,3% menos que en los cinco primeros meses de 2017. Igual sucede con los alemanes, el siguiente mercado en importancia: en mayo vinieron un 1,8% menos; un 2,7% menos en lo que va de año. Por el contrario, en mayo aumentó mucho el número de visitantes franceses: entraron en España 1.155.138, un 6,9% más que hace 12 meses.
Sin embargo, mercados más lejanos como el estadounidense o el ruso crecen a doble dígito. Casi un millón de estadounidenses han venido a España este año, un 10,8% más. Los 91.112 rusos llegados e mayo elevan la cifra anual a 335.034, un 9,1% por encima del año pasado por estas fechas.
Tanto unos como otros, así como los procedentes de países asiáticos, son turistas con un gasto superior a la media de los europeos. Por tanto, el aumento de este tipo de visitantes lleva el gasto a tasas de crecimiento superiores a las de viajeros. Así, en mayo, los turistas que visitaron España desembolsaron 8.155 millones de euros, un 2,9% más. Más interesante es el gasto medio por persona y día —no está afectado, como el general, por la duración de la estancia— que alcanzó los 150 euros, un 3,6% más. Es la ecuación que busca el sector turístico español: contener el número de visitantes, para evitar la saturación de algunos destinos —que llega a causar malestar entre los residentes y tensa los recursos disponibles— y aumentar el ingreso de los que vienen.
Eso sí, los extranjeros que visitan España cada vez se quedan menos tiempo: el pasado mes de mayo lo hicieron una media de 6,7 días, una décima menos que hace un año. Solo en cuatro de los últimos 32 meses la estancia media ha subido en tasa interanual, y ha sido en meses de escasa importancia turística.
Si se atiende a la vía de acceso de los turistas, se aprecia cierto estancamiento de la principal, la vía aérea. Un total de 6,67 millones de viajeros aterrizaron en alguno de los aeropuertos, un 1,02% más que en el mismo mes de 2017. Sin embargo, por sexto mes consecutivo se desploma el número de los visitantes que desembarcaron en algún puerto: fueron 173.456, un 15% menos que hace un año. En lo que va de 2018, el descenso acumulado es del 17,9%. También son menos los llegados en tren (-4,1%), mientras que aumentaron un 4% que cruzaron la frontera en coche, hasta 1,2 millones. Esta última vía es la elegida sobre todo por los visitantes portugueses, cuyo número creció un 21% interanual en mayo (hasta 161.098 personas) y franceses.