Noticias Económicas Marbella
Una fuente indispensable de información a su servicio

La caída del petróleo a 45 dólares evidencia el fracaso de la estrategia de la OPEP



De poco parecen estar sirviendo los esfuerzos de los productores de petróleo para estabilizar su precio. El mercado del crudo vivió nuevas jornadas negras, con el barril brent por debajo de los 45 dólares, su mínimo en diez meses. A lo largo del jueves, el precio se recuperó ligeramente. Pero esa mejora no basta para ahuyentar los miedos. Cada vez parece más claro que la estrategia de recortes de la oferta de la OPEP no está funcionando.
La OPEP tomó en noviembre del año pasado una decisión revolucionaria: por primera vez en ocho años, los mayores productores de petróleo —el cartel reúne un tercio de la oferta mundial— estaban dispuestos a reducir su oferta. En mayo, fueron un poco más allá. El grifo del oro negro continuaría medio abierto por lo menos hasta marzo de 2018. Todos estos esfuerzos se están dando cabezazos contra la realidad. El crudo, cuyo precio ha caído un 20% desde principios de 2017, continúa a la baja. Y la perspectiva de un barril brent, el de referencia en Europa, entre 50 y 60 dólares se aleja.
Tras el desplome del miércoles y de primera hora del jueves, el mercado logró recuperarse ligeramente, hasta superar la barrera de los 45 dólares. Influyó en esta pequeña mejora comentarios como los del ministro de Petróleo de Irán, que señaló que los miembros de la OPEP consideran la posibilidad de profundizar aún más en los recortes de producción. En la reunión del organismo del mes pasado, sus responsables insistieron en que harían “lo que sea necesario” para estabilizar el mercado a precios que consideren razonables. Ahora, esa voluntad se va a poner a prueba.
La caída del petróleo a 45 dólares evidencia el fracaso de la estrategia de la OPEP
Analistas como Gonzalo Escribano, del Real Instituto Elcano, consideran que anuncios como los del ministro iraní llegan demasiado tarde. Y que el cartel de países productores debería haber anunciado medidas más ambiciosas en su reunión de mayo. “En lugar de ampliar las restricciones a la oferta nueve meses más, habría sido más efectivo un anuncio de nuevos recortes. Hay un exceso de oferta porque la estrategia de la OPEP no resulta creíble”, asegura Escribano, director del Programa de Energía y Cambio Climático.
Los bajos precios del petróleo se explican por una mezcla de factores que no tienen nada que ver entre ellos, por lo que resulta más difícil revertir la tendencia. Al aumento de la oferta en países tan distantes como Estados Unidos, Libia o Nigeria se añade una demanda menor de la esperada en China.
Por el lado de la demanda, la situación sí puede tender hacia una estabilización a medio plazo. “Una sorpresa al alza parece posible a medida que el consumo de los mercados emergentes se recupera tras varios trimestres de lento crecimiento económico”, asegura el Boletín de Estrategia de Inversión de Lombard Odier. Estos analistas prevén que el barril ronde a lo largo de 2017 y 2018 los 55 dólares, lo que supondría “un alza significativa respecto al nivel actual”.
Cuando la OPEP apostó en noviembre del año pasado por un recorte de 1,8 millones de barriles diarios (entre el cartel y los países externos), pretendía reducir las existencias a la media de los últimos años. Este objetivo parece alejarse. “La OPEP no decidió ir más allá en los recortes por motivos geopolíticos. Pero lo más importante es que los precios no caigan por debajo de los 40 dólares, una situación que sería tremenda para la economía y la estabilidad de los países productores”, cierra como advertencia Escribano.