Noticias Económicas Marbella
Una fuente indispensable de información a su servicio

Las compañías españolas ganan concursos fuera por 55.000 millones



Las empresas españolas se adjudicaron en 2015 unos 55.348 millones de euros en licitaciones del exterior, una cantidad récord según los datos de la Secretaria de Estado de Comercio. Se trata del mayor volumen de contratación desde que hay estadísticas, un 5% más que los 52.686 millones registrados el año anterior. Si bien en número de contratos la cifra disminuye levemente desde los 506 logrados en 2014 a los 451 de 2015, el importe en euros prosigue al alza y refleja la enorme labor de internacionalización de las multinacionales patrias.
A partir del estallido de la crisis, las cifras de contratación fuera han aumentado prácticamente todos los años, en un claro intento de responder a la sequía de licitación en España, a las urgencias de las compañías por amortizar deuda y al mantenimiento de unas estructuras de producción acostumbradas al maná de los fondos europeos. Para dar una idea de lo que han conseguido, esos 55.000 millones equivalen a la mitad de lo que se gasta el Estado español en pensiones. "Han tenido que reinventarse y lo han hecho muy bien, diversificándose hacia los servicios e internacionalizándose", destaca un experto.
Que las contratistas españolas han extendido su actividad hacia los servicios o la energía también se observa en los datos de licitaciones en el extranjero. Al principio de la gran recesión, el grueso de los concursos logrados fuera se correspondía casi en su totalidad con la construcción. Sin embargo, ahora el desglose por sectores ha cambiado y las infraestructuras y el transporte sólo abarcan el 55% de lo embolsado. La otra mitad se la reparten áreas como energía, renovables o medioambiente.
Las compañías españolas ganan concursos fuera por 55.000 millones
Tal y como se aprecia en los datos de la patronal Seopan, las grandes constructoras comenzaron su internacionalización allá por el año 1992. Y desde entonces fueron elevando su facturación fuera poco a poco. Hasta los ejercicios de 2006 y 2007. Justo en ese periodo dispararon su contratación en el exterior y la han mantenido en cotas muy altas a fuerza de especializarse en apartados como las concesiones, el handling aeroportuario, la ingeniería, los servicios urbanos como las basuras, el tratamiento de agua o las renovables.
LA CAÍDA DE LATINOAMÉRICA SE COMPENSA
Por regiones, las contratistas han compensado la desaceleración económica del mercado latinoamericano con la mejora en Norteamérica, Oceanía y los países de Oriente Próximo y el Golfo. De hecho, llama la atención cómo se ha recuperado cuota en estos últimos: “Los chinos entraron con fuerza por costes. Pero las experiencias con ellos han sido nefastas. En Qatar, en un incendio se derritieron unas escaleras mecánicas provocando víctimas mortales. En Kuwait, una planta de depuración de agua fue otro desastre. Eso ha ayudado a las españolas, que combinan precio y calidad”, comenta una fuente diplomática.
De acuerdo con la clasificación de la revista estadounidense Public Works Financing, a noviembre de 2015 nueve empresas españolas figuran entre las 36 primeras concesionarias del mundo en infraestructuras. Y según la lista de contratistas elaborada por ENR, ocho empresas españolas aparecen entre las cien principales del mundo por cifra de exportación en 2014. ACS ocupa el primer puesto y Ferrovial, el decimoquinto.
Entre las razones del éxito, el excelente capital humano que suponen los ingenieros españoles o el nivel tecnológico alcanzado tras años de bonanza inversora. "Sin duda, esa capacidad de inversión consiguió poner a España ahí. Aun así, aquí se ha construido con precios una vez y media inferiores a Francia incluidos los modificados y en terrenos bastante montañosos", explica Juan Lazcano, presidente de la patronal de la construcción CNC. De hecho, un informe de la OCDE sostiene que los grandes grupos españoles presentan patrones de productividad similares a los alemanes.
Las compañías españolas ganan concursos fuera por 55.000 millones
Otro factor importante es la capacidad de estas empresas para aliarse con socios locales, interpelar a las autoridades o aprovechar los fondos de instituciones financieras internacionales. No en vano, todas estas grandes licitaciones suelen recibir el apoyo financiero de entidades como el Banco Europeo de Inversiones, el Banco Mundial o similares. Y éstas piden que el concurso se abra a la competencia internacional.