Noticias Económicas Marbella
Una fuente indispensable de información a su servicio

La petrolera china Sinopec reclama a Repsol 5.000 millones de euros



Las compañáis chinas Sinopex y Addax demandan a Repsol 5.500 millones de dólares (4.894 millones de euros) por una inversión que estas realizaron en una empresa petrolera propiedad de la canadiense Talisman, que a su vez fue comprada por la española en 2014. Las dos empresas chinas han formalizado una demanda arbitral para recuperar el dinero, aunque la compañía que dirige Antonio Brufau no le da demasiada relevancia y ha calificado de "Riesgo remoto" la posibilidad de tener que hacer frente a ese gasto, según ha informado en un hecho relevante a la CNMV.
Repsol detalla en el comunicado enviado al regulador bursátil que "Addax Petroleum UK Limited y Sinopec International Petroleum Exploration and Production Corporation (compañías de titularidad del Gobierno Chino)" compraron en 2012 al grupo canadiense Talisman un 40% de la empresa TSEUK. Ahora, sin que se especifiquen los motivos, las dos petroleras chinas han presentado una demanda arbitral contra Talisman Energy Inc. (actualmente Repsol Oil & Gas Canada Inc.) y Talisman Colombia Holdco Limited.
Según dice la nota, las compañías chinas "solicitan que se les abone el importe de su inversión inicial en TSEUK", el abono por la compra de ese 49%, así como "cualesquiera incrementos de inversión posteriores, realizados o por realizar en el futuro, así como las pérdidas de oportunidad que pudieran haberse producido, estimando todo ello en una cifra total aproximada de 5.500 millones de dólares". La nota añade que, además, la primera de las empresas chinas, Addax, "pretende mantener su actual participación en TSEUK".
Repsol quita importancia a la demanda
Repsol anunció la compra de la canadiense Talisman por 10.000 millones de euros en diciembre de 2014. Era una forma de invertir los fondos que habían acumulado por los pagos tras la expropiación de YPF por parte de Argentina.
La petrolera española asegura en la nota que la demanda presentada "tiene un nulo fundamento", por lo que tanto Talisman como la española la califican de "Riesgo Remoto". Añade que se debe a que la inversión de las empresas chinas en TSEUK "no ha dado los resultados por ellos esperados". Entiende Repsol que las dos empresas chinas participaron plenamente en la gestión de TSEUK y aprobaron las decisiones y no manifestaron ninguna "queja o preocupación" y ahora, tres años después de su inversión, pretenden por la vía legal obtener una "ventaja ilegítima", en vez de dedicar esfuerzos a "mejorar el desempeño de TSEUK". Aún más, Repsol sostiene que ella sí está haciendo esos esfuerzos por la buena marcha de TSEUK y por eso una de ellas pretende seguir como accionista.
Finalmente, tanto Repsol como Talisman, exigen a Sinopec que se responsabilice de las consecuencias negativas que pueda tener la demanda sobre TSEUK y esperan que rectifique.