Noticias Económicas Marbella
Una fuente indispensable de información a su servicio

El presidente de Bankia pide que los sueldos de la banca se adecuen a la baja rentabilidad



José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, considera que la remuneración de los directivos y consejeros de las empresas es una cuestión clave que sigue con atención la sociedad y el mercado. En ese sentido, comentó que en la banca y otros sectores, "las remuneraciones han sido tradicionalmente altas porque las rentabilidades del negocio también lo eran. Pero ahora, cuando la rentabilidad es baja, estas retribuciones deben acompañar esta caída". Goirigolzarri comentó que los altos cargos de Bankia están al margen de estos debates públicos sobre sueldos, porque son una entidad pública con las remuneraciones limitadas.
El presidente de Bankia respondió así a las preguntas de Antonio Caño, director de EL PAÍS, que le entrevistó en la apertura de las jornadas del IV Foro del Consejero, organizado por KPMG junto a IESE, EL PAÍS y AON. En referencia a la situación económica y política, aseguró que cree factible que la economía española crezca al 2,5% de forma continuada.
Preguntado por si este objetivo depende de las políticas del Gobierno, el banquero respondió que tiene más relación con el comportamiento de los empresarios. "El empleo no lo crean los políticos, sino empresarios, con la colaboración de los agentes sociales y los ciudadanos. Pero para crear riqueza a medio plazo, los Gobiernos deben ser conscientes de que no se mueven en un ecosistema aislado, el impacto de la economía internacional en España es extraordinario. Por eso creo que los Gobiernos no deben hacer planes quinquenales, sino ser conscientes de que compiten con otros Gobiernos para crear riqueza, para lo que deben fomentar la seguridad jurídica", señaló.
Sobre la economía, a preguntas de Caño, el presidente de Bankia dijo que su visión es que "los dos o tres próximos años no habrá una depresión ni grandísimos problemas, pero el crecimiento será cercano al 3%, lejos de otros espectaculares por el alto endeudamiento y la debilidad de economías emergentes". En Europa también pronosticó bajos crecimientos y de España, apuntó: "Me gustaría que continuáramos al 2,5% porque necesitamos seguir a este ritmo muchos años para solucionar el desempleo y crear riqueza".